Sabemos que la capital de Marruecos es una ciudad que crea bastante controversia, todos hemos tenido y tenemos prejuicios sobre determinados países, la televisión o simplemente lo que ves en tú día a día en tu ciudad, hacen que nos creemos unas barreras y unos miedos que hacen que nos perdamos muchísimas cosas que valen muchísimo la pena.

Marrakech puede resultar una ciudad que inicialmente puede ser complicada a la hora de viajar y esas pequeñas dudas que tenemos sobre ella pueden hacer que nos echemos atrás en ese viaje que tenemos tantas ganas y que llevamos tanto tiempo queriendo hacer, pero el miedo nos echa para atrás.

Nosotros también tuvimos inicialmente esas sensaciones, por ese motivo vamos a intentar poner ese granito de arena en tu viaje soñado a esta magnífica ciudad, a través de nuestra experiencia vamos a intentar aconsejarte lo que ha nosotros nos hubiera gustado saber antes de pisar esta ciudad. Así que coge boli y papel, pero sobretodo coge tu mochila y comienza a llenarla de ilusión y ganas por conocer esta caótica, única y bonita ciudad.

1. Como llegar al centro del Marrakech desde el aeropuerto?

Después de dos horas y media de viaje, si vuelas desde España, aterrizarás en el aeropuerto internacional de Marrakech. Este aeropuerto es muy sencillo y fácil de moverse, así que es momento de no preocuparse por terminales o cosas extrañas de aeropuertos gigantes.

Después de rellenar tu papel de inmigración y hacer una pequeña cola de espera, tendrás ese sello en tu pasaporte que te autoriza a entrar y disfrutar de este magnífico país.

Para llegar al centro de la ciudad, la mayoría de alojamientos se encuentran en la medina y próximos a la famosa plaza Jeema Fna, tendrás diferentes opciones así que tendrás la oportunidad de elegir aquella que se adapte más a tu economía o comodidad.

  • Transporte privado: La mayoría de alojamientos de la ciudad disponen de un servicio de recogida en el aeropuerto a tu llegada a la ciudad por unos 13-15 euros, dependiendo del alojamiento. Si con la reserva de tú alojamiento eliges esta opción de transporte, al salir al hall principal del aeropuerto tendrás un magrebí esperando con un cartel en la mano con tu apellido, estilo película, preparado para llevarte hasta la puerta de tu alojamiento.  A pesar de ser una opción más cara, si es la primera vez que vienes a la ciudad y no conoces exactamente dónde se encuentra tu alojamiento, es una buena opción de transporte, ya que la medina de Marrakech esta llena de callejones (zocos) indescifrables para mapas o gps y con esta opción te ahorraras la búsqueda de tu alojamiento con las mochilas a cuestas, ya que este transporte te dejará en la puerta de tu alojamiento como un marqués.

 

  • Taxi: Ya con el sello correspondiente en tu pasaporte saldrás al hall del aeropuerto, dónde en unos cuántos segundos tendrás a 10 o 15 taxistas ofreciéndote un transporte bueno, bonito y barato hasta el centro de la ciudad. Aquí es dónde entran diferentes opciónes, las ganas de regatear y tu habilidad para ello. Inicialmente el taxista te ofrecerá tranporte hasta tu alojamiento por una cantidad desorbitada (100-150 dírhams). Si este es tu alojamiento elegido tendrás que demostrar tu habilidad del regateo y intentar conseguir el mejor precio. Nuestra experiencia fue que es posible conseguir transporte con taxi hasta el centro de la ciudad por 60 dírhams. Comienza el juego!

  • Autobús publico:  Al llegar salir justamente del hall del aeropuerto a la izquierda, verás una parada de autobús, más bien un poste alto con la palabra BUS, donde podrás coger el autobús turístico (ALSA 19) por 30dh/persona que este te dejará en la mismo centro de la ciudad. Este autobús sale cada 20 min hasta las 9,30 de la noche, así que lo tendrás disponible siempre que quieras tanto para ir al centro de la ciudad como volver al aeropuerto.

2. Dónde dormir?

Nuestra experiencia en los alojamientos de esta ciudad siempre han sido experiencias positivas y hemos quedado muy contentos con el lugar y el trato recibido. En Marrakech podrás encontrar dos tipos de alojamientos: Hoteles o Riads.

Los hoteles suelen ser los alojamientos más caros y lujosos de la ciudad, así que si tu intención es quedarte en un hotel, prepara la VISA, MASTERCARD o cualquier derivado de esta.

Los riads són alojamientos típicos magrebís que consisten en un edificio con un patio interior, tipo patio andaluz, con 7 o 8 habitaciones. Nuestra experiencia en estos siempre ha sido positiva, normalmente son lugares muy limpios y muy bien decorados dónde se respira una paz y tranquilidad que te sabrá a gloria al entrar.

Nuestra última experiencia en un riad fue en el Riad Bjounja, 23 euros con desayuno incluido, un riad situado a escasos metros de las Tumbas Saddies, propiedad de un joven francés casado con una Magrebí y dirigido por una joven magrebí que estará a tu disposición en todo lo que necesites con una enorme sonrisa. El lugar es un sitio muy limpio, con habitaciones muy bonitas decoradas al detalle. Para nuestro gusto el patio interior podrían sacarle algo más de partido con la decoración, pero aún así es un lugar precioso que estamos seguros que será de tu agrado. El riad dispone de una terraza dónde tomar un té tranquilo y una pequeña piscina que te servirá para remojarte los pies.

3. Dónde y que comer?

Aquí llega uno de los puntos que más nos gusta de esta ciudad y este país. Nos declaramos unos locos enamorados de la comida de este país, así que nuestra opinión no aseguramos que sea lo suficientemente objetiva.

En Marruecos podrás encontrar todo tipo de comida, en general la cocina es un poco más cargada de especies que hacen que sea una comida un poco más fuerte, pero que si eres un buen engullidor como nosotros no tendrás ningún tipo de problema con ella, ya que los ingredientes son bastante similares a los que tenemos en la península ibérica.

Te explicariamos la composición de los platos principales del país, pero creemos que es mejor que los veas: 

Ensalada Marroquí

 

Tagine vegetal o pollo

 

Couscous

 

En Marrakech alrededor de la Plaza Jeema Fna dispondrás de muchísimos lugares dónde comer un buen plato típico marroquí. Nuestro consejo es el siguiente, igual que seguimos en todos los países que vamos, el lugar más frecuentados por personas natales del lugar, ese es el sitio que estabas buscando dónde probar algo bueno, bonito y barato.

En la misma Plaza Jeema Fna, por la noche se crean de la nada mil y un puestos para poder cenar. Nuestra humilde opinión, después de probar 5-6 de ellos, es que es una buena experiencia, que hay que probar, pero no es un buen lugar para comer algo bueno y mucho menos para comer barato. Antes incluso de sentarte, tendrás a 10-12 magrebís, intentando sentarte en su puesto, dónde sin pedirlo te servirán olivas, cobrándotelas luego por supuesto y a la hora de pagar, habiendo comido bien o mal te exigirán una propina que si no dejas no serás sonreído precisamente. La comida no es mala, pero tampoco es ninguna maravilla y estamos seguros que encontrarás lugares mejores.

Nosotros te recomendamos un pequeño lugar a 5 minutos de la Plaza Jeema Fna. Seguramente no sea el mejor lugar de la ciudad para comer, pero el trato y lo buena que estaba su comida, con una pizca de lujo al tener aire acondicionado, hacen que el Café Laksour sea un fantástico lugar dónde refugiarse de esos mediodías calurosas de Marrakech. El precio es bastante ajustado y los platos son bastante abundantes, así que adelante y a disfrutar!

4. Los Zocos y sus comerciantes

Los zocos son la principal atracción de Marrakech. Estos consisten en un mercado gigante escondido en el centro de la medina entre callejones, formado por mil y una tiendas de todo tipo, comida, ropa, especies, artesanía...
Es difícil explicar la sensación de pasear por estos Zocos, se podría resumir en no saber bien bien dónde vas, no saber bien bien dónde estas y no saber bien bien que vas a comprar.

Nosotros después de pasear horas y horas por ellos vamos a darte unos pequeño consejos antes de entrar en este laberinto que te hará vivir una de las sensaciónes más autenticas de todo el viaje, estas són las siguientes:

1. No hagas mucho caso a los comerciantes de las paradas si no estas interesado en comprar nada de ella.
Mientras estas paseando te dirán cualquier cosa para llamar tu atención, desde algún nombre español típico o alguna frase de una serie famosa. Has oidos sordos, como te pares tardarás un rato a quitarte este vendedor de encima.

2. Pasea sin preocuparte de saber dónde estas.

3. No te asustes, investiga todos los callejones, hasta incluso el más oscuro y solitario.

4. No regates si no estas dispuesto a comprar

5. No confies demasiado en los jovenes que te quieren ayudar sin nada a cambio en principio

6. Pide permiso a la hora de fotografiar paradas o personas.

7. No hemos sentido en ningún momento la sensación de peligro, pero por si acaso igual que en todos los sitios turísticos del mundo, vigila tus pertenencias.

8. Disfruta, disfruta y disfruta

 

5. Que ver?

Plaza Jemaa El Fna

La plaza Jemaa El Fna es el centro neurálgico de la Medina y una de las estampas más conocidas de la ciudad. Aquí podremos hacernos la típica foto con un mono o una serpiente, disfrutar de un refrescante zumo de naranja o, simplemente, contemplar el espectáculo de la vida. Es la antesala de los zocos.

Madraza de Ben Yousseff

Esta Escuela Coránica, que tenía capacidad para alojar hasta 900 estudiantes, fue construida en 1564 y es unas de las más grandes del Magreb. El patio y las austeras habitaciones de los estudiantes son sus grandes atractivos. Es aconsejable adquirir la entrada que incluye la visita al Museo de Marrakech (el edificio merece la pena tanto como la exposición o más) y a la Koubba Ba' adiyin (una cúpula que se conserva como único resto de una antigua mezquita almorávide).

Tumbas Saddies

Pequeño recinto que contiene las tumbas de la dinastía sadí. Destaca el Mausoleo de Ahmed el Mansur, una obra maestra de la arquitectura islámica con sus columnas de mármol de Carrara, su cúpula fabricada en madera de cedro y ornamentada en pan de oro, sus azulejos vidriados, etc.

En el mismo jardín se pueden ver más de 100 tumbas decoradas con mosaicos. En ellas están enterrados los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí.

Mezquita Koutoubia

Es una de las mezquitas más grandes del mundo y su alminar sirvió de modelo para la Giralda de Sevilla. Fue construida en 1147 y su sala de oraciones puede albergar a más de 20.000 fieles. La entrada está prohibida a los no musulmanes, pero merece la pena rodearla, pasear por sus jardines y echar un vistazo respetuoso desde la entrada.

Su nombre, que significa "mezquita de los libreros", se debe a las numerosos puestos de libros que la rodeaban en sus primeros tiempos.

Nosotros tuvimos la suerte de visitarla en época de ramadán y la hora del rezo nocturno antes de comenzar a comer es un momento muy bonito ver entrar a toda prisa tantos musulmanes para rezar.

Palacio Bahía

 La entrada cuesta 20 dírhams por persona y es una visita muy recomendable

Es el palacio más suntuoso de la ciudad. Construido en el s.XIX por dos podersos visires, contó para su construcción y decoración con los mejores artesanos del país. Destaca por el lujo de sus estancias y patios en la zona más moderna. También es aconsejable la visita al Palacio Badi, más antiguo y grande, aunque hoy sólo se conservan las ruinas y unas pocas dependencias. 

En las 8 hectáreas de extensión que tiene el palacio se ubican 150 habitaciones que dan a diversos patios y jardines. La parte más interesante del Palacio Bahía es el harén de las 4 esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed.

Como curiosidad, el nombre del palacio significa "el bello" o "la bella". Hay diversas teorías de si el nombre viene dado por el palacio en sí, o por la mujer preferida del visir, en cuyo caso sería "El Palacio de la Bella".

Jardín Majorelle

 La entrada cuesta 70 dírhams por persona

Propiedad de Yves Saint Laurent, estos hermosos jardines fueron creados en 1923 por Jacques Majorelle. El jardín alberga más de 400 variedades de palmera y unas 1.800 de cactus. Su estanque y la sombra que proporcionan las plantas hacen que la visita sea de lo más agradable. Un soplo de aire en una ciudad tan calurosa. 

Para nuestro gusto la entrada es bastante excesiva ya que la visita no dura más de 40 minutos, ya que si es un jardín muy bonito pero no tiene mucho más.

6. Y esto cuanto vale?

Todo el mundo al llegar a un país nuevo tiene ese miedo de ''me van a engañar con el precio' o esto seguro que es más barato pero me lo venden más caro porque soy guri''. Por ese motivo vamos a dejarte los precios de las cosas que serán necesarias en tu viaje.

  • Agua embotellada 1l 6-8 dírhams
  • Plato tajine o couscous 25-30 dírhams
  • Café con hielo 18-22 dírhams
  • Entrada palacio Bahía 20 dírhams
  • Entrada jardines Majorelle 70 dírhams
  • Bote champú 250ml 10 dírhams
  •  10-15 dirhams
  • Taxi del aeropuerto al centro y viceversa 60-80 dirhams 
  • Autobús público del aeropuerto al centro y viceversa 30 dirhams

Aventuras Vividas